MEDIDAS DE SEGURIDAD FRENTE AL COVID-19 EN NUESTROS CENTROS

Desde que empezó la pandemia hace más de un año, las residencias han sido, sin lugar a dudas, el sitio donde más impacto ha tenido el coronavirus. Las personas mayores son un grupo especialmente vulnerable a esta enfermedad, tanto por la edad como por la presencia de patologías previas. 

Los centros residenciales hemos hecho frente a muchos obstáculos, sobre todo la falta de recursos. Hemos tenido que encarar una crisis sanitaria con medios asistenciales. 

Por otro lado, se han puesto en evidencia las carencias del sistema, y deberíamos tomarlo como una oportunidad para resolver las asignaturas pendientes que hace tiempo que venimos reclamando. 

Sin embargo, tanto los centros como los equipos que los integran han sabido adaptarse y gestionar la crisis sanitaria gracias a protocolos de seguridad y planes de contingencia (además de una implicación ejemplar por parte de todas las personas que forman parte de las plantillas). 

El Departament de Salut establece que la Residencia y Centro de día El Cel de Rubí es un centro de Tipo B. Esto significa que el centro dispone de profesionales asistenciales tanto sanitarios como no sanitarios. Y aunque presenta algunos inconvenientes para procurar una zona de aislamiento amplia, se cumplen los requisitos mínimos para atender casos puntuales de COVID-19 en el centro. 

 

Plan de contingencia

Hemos elaborado un Plan de contingencia, basado en el Plan Sectorial de la Generalitat de Catalunya, que fija los criterios y medidas para adaptar el funcionamiento de las residencias a esta nueva etapa. 

El objetivo es establecer un procedimiento de actuación ajustado a las características del centro, destinado a la prevención y respuesta ante la aparición de casos. También garantizar la protección de residentes, familiares y profesionales, así como ofrecer una atención de calidad. 

A continuación, veremos un resumen de los puntos más importantes de este plan de contingencia. 

 

  1. Identificación del caso

Se hará una detección de la infección a través del control de sintomatología, poniendo especial atención en los usuarios que presenten factores de vulnerabilidad previos. 

Los casos se clasifican en: 

  • Caso positivo (rojo)
  • Caso probable (amarillo)
  • Caso negativo (verde)

A diario se realiza una revisión en los usuarios, para comprobar que ninguno presenta síntomas. 

En caso de que sea necesario debido a la gravedad de los síntomas, se procederá a la derivación hospitalaria. 

 

  1. Actuación en caso de sospecha de caso de Covid-19

Será necesario utilizar los EPIs: mascarilla FFP2 y mascarilla quirúrgica para cubrirla, gafas o pantalla, bata o mono impermeable y doble guante. 

Una vez terminada la exposición, se seguirá lo indicado en el plan para su desinfección o eliminación. 

En caso de un resultado positivo en Covid, se realizará el siguiente control:

  • Medición de constantes e información al EAR (Equipo de Apoyo a Residencias, del CAP de referencia) diariamente. 
  • Solicitud de máquina de oxígeno.
  • 2 veces al día medición de las constantes de casos probables y temperatura de todos los usuarios. 
  • Cuarentena en las habitaciones de los casos probables sin síntomas. 
  • Aislamiento del caso probable con síntomas. 

 

  1. Sectorización de los espacios

Para garantizar la seguridad de residentes y personal, los espacios (señalizados en los planos del centro) se ha sectorizado en 3 áreas:

  • Zona verde: limpia
  • Zona amarilla: riesgo de contagio
  • Zona roja: destinada a aislamiento

En cada una se establecen las medidas de protección y los tipos de materiales que hay que usar. 

 

  1. Medidas preventivas

Se han fijado medidas preventivas en todos los aspectos de la vida del centro con el fin de evitar contagios y nuevos casos. 

  • Seguimiento de trabajadores y residentes.
  • Higiene y desinfección.
  • Distancias de seguridad.
  • Ventilación.
  • Gestión de residuos.
  • Recepción de mercancías.
  • Servicios externos.

 

  1. Altas de nuevos ingresos

Se modifica el protocolo de bienvenida al centro, haciendo la pre-alta por mail o videollamada. Se contactará con el CAP de referencia para programar la PCR de ingreso. 

Cualquier nueva alta tiene que estar autorizada por el departamento de salud y tener una PCR negativa previa (24h-48h). 

Una vez se produzca el ingreso, se realizará una cuarentena de 10-14 días, realizando un seguimiento del estado emocional y de salud. 

Los nuevos residentes correctamente vacunados NO necesitan realizar dicho aislamiento, pero sí una PCR negativa

 

  1. Salidas del centro

Cada vez que se salga del centro, ya sea para visitas médicas u ocio, será siempre con mascarilla y evitando el transporte público. 

Las salidas de ocio serán en el exterior. 

Y al volver a la residencia se llevará a cabo una limpieza y desinfección exhaustiva (ducha, cambio de ropa, desinfección de zapatos y sillas de ruedas, etc.). 

 

  1. Plan de actividades

Uno de los principales problemas durante la pandemia ha sido la falta de contacto con el entorno. En algunos casos, se han detectado episodios de estrés y ansiedad. 

Por ello, y siempre garantizando las medidas de seguridad, se ha preparado un plan de actividades para asegurar el bienestar de los usuarios, más allá de la protección frente al virus. 

También se han establecido grupos de convivencia por zonas, donde conviven durante el día. 

 

  1. Visitas, salidas de ocio y comunicación

A medida que la situación epidemiológica lo permita, se irá procediendo al retorno a la normalidad de manera progresiva. 

Habrá que consultar previamente con el centro las normas a seguir en lo relativo a las visitas y salidas. 

Como siempre, en todo momento mantenemos comunicación con las familias, tanto del seguimiento de salud y emocional de los usuarios, como de las actividades y modificaciones de las medidas. 

 

  1. Trabajadores del centro 

Para poder ofrecer el mejor trato a nuestros residentes, también ponemos especial énfasis en el cuidado de nuestros trabajadores. 

Disponemos de un Técnico de prevención en Riesgos Laborales, realizamos cribajes periódicos, damos soporte emocional al personal (imprescindible en este difícil periodo) y contamos con un programa formativo que nos permite estar actualizados. 

 

Estamos preparados

Ahora, gracias a la vacunación, se abre una nueva etapa ante nosotros. 

Tenemos un 93% de residentes vacunados y un 0,2% de contagios en los centros. 

La Associació Catalana de Recursos Assistencials (ACRA), de la que formamos parte, ha realizado la campaña “Estem preparats” (ver aquí).

Muestra cómo las residencias nos hemos adaptado a la nueva normalidad y estamos preparados para afrontar el futuro con ilusión y seguridad.