La figura del terapeuta ocupacional

En el post de hoy analizamos la función de la terapia ocupacional en las residencias para mayores, la labor de los profesionales que trabajan en El Cel Rubí y su importancia para cubrir las necesidades específicas de todos nuestros y nuestras residentes.

Dentro del proceso de ingreso y permanencia en una residencia de personas mayores, el acompañamiento de expertos es fundamental en cada una de las fases. Uno de los profesionales que juegan un papel determinante en el bienestar de las personas que ingresan y residen en El Cel Rubí, así como en cualquier residencia de ancianos, es el terapeuta ocupacional.

¿Qué es un terapeuta ocupacional?

Esta profesión socio-sanitaria tiene como principal función dotar a la persona de mayor autonomía y calidad de vida. Para ello, y partiendo de una valoración especializada e individualizada, así como implementando un plan de tratamiento pautado, emplea la ocupación como medio. Es decir: el/la terapeuta ocupacional, a través de la actividad como forma terapéutica, ayuda a la prevención de enfermedades y discapacidades, a tratarlas, a mantener una buena salud y a la rehabilitación de la funcionalidad perdida en las áreas de autocuidado, educación, etc. cuando existe algún problema carácter físico, cognitivo y/o sensorial.

Regulación y rol de la terapia ocupacional

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la terapia ocupacional se define como el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, “favorece la restauración de la función, suple los déficits invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación, profunda para conseguir la mayor independencia del individuo en todos sus aspectos: mental, físico y social”.

En España, la terapia ocupacional es una profesión regulada por la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS). La función principal es la aplicación de técnicas y la realización de actividades de carácter ocupacional que tiendan a potenciar o suplir funciones físicas o psíquicas disminuidas o perdidas, y a orientar y estimular el desarrollo de tales funciones.

Los terapeutas ocupacionales tienen conocimientos sobre rehabilitación en el ámbito socio-sanitario, y en nuestro país 1 de cada 3 profesionales trabaja con personas de edad avanzada. El papel de los terapeutas ocupacionales es determinante en los cuidados sanitarios y sociales para mejorar la calidad de vida de las personas.

La formación que tienen estos profesionales les acredita para:

  • Valorar de las capacidades y limitaciones de la persona.
  • Prevenir discapacidades.
  • Valorar las capacidades sensoriales, superiores, sociales y psicológicas.
  • Elaborar y evaluar programas de tratamiento de rehabilitación individualizados.
  • Entrenar y reeducar en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.
  • Adaptar el entorno y asesorar a familias.
  • Ayudar al individuo a reajustar sus hábitos diarios y capacitarlo para obtener el mayor grado de reinserción como miembro activo dentro de su comunidad.

 

¿Cómo trabaja el terapeuta ocupacional en El Cel Rubí?

En una residencia de personas mayores, este profesional realiza primero una valoración inicial para analizar el nivel de autonomía de la persona y dar pautas a todo el equipo auxiliar de cómo hay que tratar a esa persona. De esta forma, evalúa las condiciones contextuales que afectan directa o indirectamente la participación de la persona en sus actividades de la vida diaria, como por ejemplo las barreras arquitectónicas, condiciones de accesibilidad, exclusión social… Todo, con el objetivo de adaptar o modificar el entorno de cara a conseguir la mayor independencia posible.

Se trata, por tanto, de un trabajo fundamental. En nuestra residencia, el terapeuta ocupacional confecciona la valoración Barthel, que da las pautas a seguir por cada persona. Y según la autonomía de cada persona, sabemos hasta qué punto puede valerse por sí sola, y donde no puede llegar nosotros hacemos la atención directa.

Se crea un plan de atención, con unas pautas especificas a realizar por el usuario y fomentar su autonomía a través de actividades básicas, por ejemplo, vestirse la parte superior, o cepillarse los dientes, para no perder la capacidad del movimiento que nos permite hacerlo.

A través del plan de actividades del centro, se busca también el fomento de la psicomotricidad gruesa y fina con actividades relevantes, útiles y del agrado de la persona, que la motiven a realizar dichos ejercicios y de forma indirecta ejercitar el cuerpo y la mente para mantener la autonomía. Coser un botón suelto, doblar toallas, preparar los disfraces de carnaval, un torneo de bolos, ayudar con la preparación de platos culinarios, cuidar las plantas. Actividades de todo tipo que nos gusten y nos hagan sentir útiles y felices y sobre todo que ejerciten nuestro cuerpo.

Áreas de trabajo e intervenciones

Las áreas que trabaja el terapeuta ocupacional son:

  • Actividades básicas de la vida diaria, en especial del autocuidado, como bañarse, vestirse o asearse.
  • Actividades instrumentales de la vida diaria más relacionadas con el entorno como las compras, el uso del teléfono, cuidar de otros, movilidad en la comunidad...
  • Ocio y tiempo libre, para proporcionar libertad y autodesarrollo mediante juegos de mesa, cine, teatro, paseos…
  • Estimulación cognitiva, para capacidades de lenguaje, memoria, atención, cálculo, concentración, etc. y estimulación funcional.
  • Entrenamiento de prótesis y ayudas técnicas.
  • Realizar un seguimiento y evaluación de la aplicación del tratamiento de Terapia Ocupacional.

En suma, los profesionales de la terapia ocupacional en las residencias para personas mayores son profesionales sanitarios dedicados a la rehabilitación física, neurológica, geriátrica, salud mental o psicosocial, así como la discapacidad psíquica, traumatología o adaptación del entorno, entre otros.

Objetivos y beneficios

En geriatría, la Terapia Ocupacional tiene como principal objetivo aumentar la calidad de vida de las personas de la tercera edad mediante herramientas que mejoran su salud. Además, este profesional persigue fomentar un mayor grado de independencia e integración social de la persona, así como estimular y mantener las capacidades cognitivas que se ven afectadas por el envejecimiento. Algo que es crucial para la salud, autoestima y calidad de vida de los residentes.

Por otro lado, cabe señalar que el terapeuta ocupacional en El Cel Rubí no trabaja solo con el paciente, sino también con la familia, con el fin de ajustarse mejor a sus necesidades, habilidades y entorno. Una vez detectadas estas necesidades, trabaja con la persona de forma individual.

El terapeuta ocupacional estudia qué es lo que necesita la persona para garantizar su autonomía. Al mismo tiempo, enseña a practicar una variedad de ejercicios que permitan mejorar el movimiento de las articulaciones, cómo sentarse, levantarse de la cama… A la par, ayuda a mejorar la atención, la memoria y las habilidades sociales mediante actividades físicas, lúdicas, de entretenimiento...

Así, entre los beneficios de la terapia ocupacional en residencias podemos destacar:

  • La prevención de discapacidades, lesiones y disfunciones ocupacionales.
  • Mejora de la capacidad física y el tono muscular de las personas.
  • Fomento de su autonomía, individualidad, autoestima y confianza, interacción y la socialización.
  • Potenciación de las capacidades de cada persona.

El principal objetivo es encontrar actividades de relevancia para cada persona, para que No sea una obligación hacer un ejercicio rehabilitador, sino que, a través de una actividad con un sentido para el usuario, indirectamente podamos trabajar todas las capacidades y detener o ralentizar así su deterioro. Por este motivo en nuestro centro, conocer bien a nuestros usuarios nos permite desarrollar un plan de actividades vivo, que se modifica según los gustos de los usuarios, que garantice su participación y que puedan compartir en grupo para fomentar los lazos sociales.

Desde el servicio de Terapia Ocupacional del Centro Residencial El Cel Rubí, realizamos una labor directa y diaria con el residente y sus familiares desde el ingreso. Siempre de forma individualizada, explicamos los tipos de programas que desarrollamos y su finalidad, así como el procedimiento que seguimos para motivarles a que participen en los mismos.


El ingreso en una residencia de ancianos: la importancia de las fases y el acompañamiento de expertos

Ese momento en que, por distintas razones, decidimos ingresar en una residencia para personas mayores, tanto si para nosotros mismos como si es para un familiar, siempre lleva aparejados distintos aspectos que hay que tener muy en cuenta. Se trata, primero de todo, de un momento vital para las familias y el residente. No es desde luego un tema baladí. Por eso, es importante volcarse en esta nueva etapa para hacer que el inicio sea lo más ameno, fácil y agradable posible para todos. En El Cel de Rubí lo que buscamos siempre es que cada familia se sienta segura de que la persona en cuestión está en buenas manos y se mira desde el primer minuto por su bienestar.

De esta manera, en el proceso de ingreso y adaptación a la residencia es crucial la actitud del residente hacia el cambio, y el papel de la familia y de los profesionales del centro.

Además, se trata de un proceso progresivo, que se va desarrollando en distintas fases, en las que siempre hay que contar con los expertos que velan por la salud del residente y la tranquilidad de la familia.

En concreto, en el Cel de Rubí contamos con 3 fases para el ingreso de una persona mayor en una residencia. Son los siguientes:

Preingreso

Se trata del contacto inicial entre la residencia y sus trabajadores con el futuro residente y su familia. Esta toma de contacto se puede dar tanto en el propio domicilio como en la residencia, si bien siempre es mucho mejor en ésta. Si el futuro residente tiene una toma de contacto para ir conociendo el lugar donde vivirá, el cambio es más fluido y sencillo.

Durante el preingreso, existe la oportunidad de conocer al futuro residente y a su familia. Además, es cuando se ofrece toda la información para planificar debidamente el ingreso. En El Cel de Rubí, por ejemplo, disponemos de un tríptico con la información fundamental sobre los requisitos de acceso y los datos más relevantes sobre nuestro centro.

Una vez la familia y el residente conocen dicha información, pueden realizar una solicitud de acceso. Esta parte queda en manos de la trabajador social.

Durante el preingreso, los familiares pueden visitar el centro para conocerlo, explicar su situación y la de la persona que quieren que permanezca en la residencia. A su vez, como parte del alta en el servicio, se solicita un informe médico actualizado y la historia de vida para conocer sus gustos y actividades preferidas y el estado de salud del futuro residente. De lo que se trata es de potenciar una integración lo más óptima posible.

Ingreso

La segunda fase es el ingreso. Aquí hay que distinguir entre los ingresos de urgencia, en casos puntuales, y los ingresos planificados, que son los más habituales. En el día del ingreso, trabajamos para minimizar el efecto del cambio, pues la persona mayor está viviendo un cambio importante en su vida. Todavía no conoce a fondo el entorno ni los demás residentes o las personas que le atenderán. En este sentido, es fundamental el acompañamiento por parte de la familia y de los profesionales de la residencia que ya son conocidos.

En El Cel de Rubí, realizamos una entrevista con la trabajadora social y con la enfermera para posteriormente proponer la ubicación idónea en la habitación del centro. También se realiza un estudio AVDS por la Terapeuta Ocupacional.

Durante esta fase recopilamos todo tipo de información de tipo burocrático: desde datos administrativos a personas de contacto, datos personales, valoración inicial, informe médico, varias autorizaciones, expediente asistencial, historial médico, pautas, consultas, etc.

También hacemos una planificación de la primera visita con el usuario y su familia para garantizar el traspaso correcto de toda la información del nuevo usuario con el equipo médico. En esta fase también recomendamos siempre una visita de apoyo al familiar con la psicóloga del centro, ya sea en el momento del ingreso o en las semanas posteriores.

 

mujer mayor viendo libros

Acogida

La acogida es la tercera fase y es, sin duda, una de las más importantes. Llegados a este punto, contamos con diferentes equipos del centro que trabajan de forma conjunta para desarrollar un PIAI (Plan de Intervención Individual) en las cuatro primeras semanas de la estancia. En este documento se recoge todo el conocimiento del nuevo residente en diferentes áreas.

¿Qué áreas participan en la acogida?

Todas las áreas con los que contamos en El Cel de Rubí participan en la acogida:

  • Psicología
  • Educadores sociales
  • Trabajadores sociales
  • Fisioterapeutas
  • Terapeutas ocupacionales
  • Enfermería
  • Medica
  • Equipo auxiliar atención directa

En la acogida de una persona participan desde el personal de cocina hasta el terapeuta ocupacional. En esta fase tratamos por ejemplo asuntos como la ubicación en la que se sientan los residentes en el comedor y de su habitación.

Al hilo del terapeuta ocupacional, este profesional hace una valoración inicial para valorar el nivel de autonomía de la persona y dar pautas a todo el equipo auxiliar de cómo hay que tratar a esa persona, que características y necesidades. Crea un pictograma único para cada persona y pasa los test reglados como puede ser el Barthel.

A raíz de la problemática de la Covid-19, en El Cel de Rubí tenemos grupos de convivencia determinados por la ubicación en el comedor. Según con quien duerme el residente y dónde pasa el día, pertenece a un grupo u otro. Actualmente, contamos con una circulación más acotada en detrimento de la libertad total habitual, y por eso también es muy importante tener en cuenta la ubicación en función de la afinidad con otras personas del centro, etc.

Por otro lado, además del terapeuta ocupacional, cuando llega una persona nueva todo el personal pasa a conocer parte del historial de vida del residente. Al nuevo residente se le asigna un tutor que hace de enlace entre el centro y la familia, un apoyo fundamental que además siempre será el mismo interlocutor para mayor facilidad y bienestar de cada residente y su familia.

Desarrollo del PIAI y ACP

Como decíamos, uno de los elementos clave de la fase de acogida son las atenciones en residencia PIAI y ACP (atención centrada en la persona). ¿Qué quiere decir esto? Cada usuario cuenta con un plan de atención interdisciplinar único porque se le atiende desde un punto de vista biopsicosocial. Tenemos muy en cuenta aspectos de cuidados de enfermería y médicos (psicólogo, fisioterapeuta, terapeutas ocupacionales, educadora social, trabajador social…). Todo el equipo interdisciplinar tiene sus valoraciones de cada persona en cada ámbito y nosotros lo tenemos en ese PIAI.

Gracias a este documento podemos conocer detalladamente todo lo que sabemos de la persona: qué le gusta, qué no le gusta, dónde se siente tranquila, con quién le gusta estar, qué actividades le interesan y cuáles podemos hacer para fomentar su bienestar y autonomía, si necesita actividades en grupos reducidos o no, etc.

¿Cómo logramos este conocimiento? Cada profesional hace el estudio singular del nuevo residente, se pone en común a las cuatro semanas y es entonces cuando generamos el plan de atención. Una hoja de ruta de su vida y rutina en el centro

¿Y después? Llega el momento de la adaptación y la integración

La adaptación, que por lo general se considera que dura unos 90 días, sirve para que el residente aprenda las características y el funcionamiento del centro, y establezca relaciones de convivencia con el resto de usuarios. Para nosotros, como profesionales del centro, es el momento de conocer en profundidad a la persona y de aplicar el Plan de Atención Personalizado.

Para favorecer la adaptación, desde El Cel de Rubí siempre respetamos todas las peculiaridades de cada residente, adaptándonos a sus costumbres y gustos. Sabemos que los cambios se han de realizar de forma paulatina y lenta, y con el consentimiento del usuario para favorecer una adaptación progresiva y agradable.

Una vez se completa la adaptación, hablaremos ya de una integración total del residente, en tanto que éste considera la residencia ya como un hogar, disfrutando de los nuevos vínculos sociales y afectivos con las personas que conviven con él en la residencia y con los profesionales del centro

Pasado el período de adaptación, los profesionales del centro nos reunimos periódicamente para evaluar la integración del residente, así como su estado de salud y su estado de ánimo, posibles cambios en rutinas o actividades y actualizar su PIAI-ACP.

Residencia y centro de día El Cel Rubí

En la Residencia y Centro de día El Cel de Rubí llevamos más de 25 años velando por el bienestar de nuestros usuarios y de sus familias durante toda su estancia en el centro. Contamos con auxiliares de enfermería y geriatría, médicos, servicios de enfermería, terapeutas ocupacionales, psicólogos, educadores y trabajadores sociales, fisioterapeutas, así como servicios de lavandería, peluquería, podología, transporte adaptado, acompañamiento, atención y limpieza domiciliaria y cocina propia.

El centro consta de dos grandes salas de estar dotadas de sillones reclinables y televisiones de última tecnología. Grandes mesas donde poder realizar actividades de todo tipo de forma confortable. Cocina y Comedor, sala de visitas, sala multisensorial, sala de fisioterapia, enfermería, peluquería, lavandería habitaciones individuales y compartidas y baños geriátricos.


Las ventajas de las residencias para personas mayores

La mayoría de las familias considera que la residencia es la mejor opción para sus mayores por los beneficios que implica respecto a vivir en el domicilio personal.

Aunque todavía hay ciertos estigmas, el uso de residencias sigue siendo la principal alternativa para el cuidado de nuestros mayores. Primero por su salud y cuidado personal y diario, y después por las facilidades que supone para familias en las que no se dispone del tiempo o espacio suficiente para sus cuidados, ya que seguramente necesiten unos cuidados más específicos, profesionales y continuos.

Está claro que no hay nada como el amor y el cariño de un ser querido y el hogar propio. Desde El Cel Rubí sabemos que todavía cuesta entender que no disponer de tiempo para atender a las personas mayores y hacerse cargo es complicado con trabajo y la vida ajetreada de hoy en día, por lo que estar en un centro de día o residencia presenta numerosas ventajas.

En las residencias se satisfacen todas las necesidades de atención y sobre todo de forma profesional, hay tiempo libre y ocio, se tiene atendida la parte médica y social, se participa en las actividades, hay terapias ocupacionales… Y esto no es baladí: por la inercia social de España, y también como consecuencia de los estragos de la Covid-19, hay un mayor número de personas mayores que viven solas. Precisamente, durante la pandemia muchas de ellas se quedaron solas en sus hogares y quizá con déficit de atención, especialmente del tan necesario contacto social.

Las personas de más de 65 años que viven solas, en cifras

En España, se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años en menos de 30 años, y supone el 18,5% de nuestra sociedad. Se estima que en los próximos 30 años las personas mayores de 65 años estarán por encima del 30% de la población -casi 13 millones-, siendo hoy por hoy España el país más envejecido del mundo.

En nuestro país, actualmente, 4.849.900 de personas viven solas. De esas casi cinco millones de personas, el 43 % tiene más de 65 años, y de ellas, siete de cada 10 son mujeres. Así, hay 1,5 millones de mujeres mayores de 65 años que viven solas frente a los 620.400 hombres.

Es decir: según los datos del INE en 2021, el 10,2% de la población en nuestro país vive en solitario, y casi la mitad son personas mayores de 65 años. Y lo que es más alarmante: según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística en su Proyección de Hogares 2020 – 2035, la cifra irá aumentando hasta los 5,8 millones en 2035.

Por tanto, ha habido un incremento exponencial del 6% de hogares (130.000) en los que vive solo una persona, en apenas un año. Unos datos que cobran especial relevancia tras la pandemia de Covid-19. Como consecuencia del coronavirus, el número de personas que viven solas se incrementó un 2,0% en 2020 (respecto a 2019).

Dicho de otra forma: en 1 de cada 10 viviendas en España habita una persona mayor sola. Por comunidades autónomas, Cataluña es la región con más mayores viviendo solos, seguida de Andalucía y Madrid.

Además, y por grupo de edad, los hogares unipersonales de personas de 65 y más años aumentaron un 6,1% en 2020. De hecho, más de 850.000 viven solas y tienen 80 o más años. Unos datos que reflejan que las personas ancianas son cada vez más… y viven más solas.

El hecho de cada vez más personas mayores vivan solas en sus casas en España apareja unos riesgos importantes desde el punto de vista sanitario o de seguridad.

Esta situación puede conllevar diversos problemas. Más allá de posibles fallos en la toma de medicamentos, caídas no atendidas, etc. están las propias consecuencias negativas de la soledad, como la falta de atención o depresión, lo que reduce la calidad y esperanza de vida de nuestros mayores.

Ventajas de vivir en una residencia

Las residencias para mayores son centros abiertos que acogen a personas que, por lo general, sobrepasan los 65 años, siendo el perfil mayoritario de quienes entran a vivir en ellas los mayores de 80 años. Habitualmente, acuden personas con algún tipo de dependencia que les imposibilita vivir de manera autónoma, o que pueden valerse por sí mismos pero que, por varias circunstancias, no es factible que residan en su propia casa o que vivan junto a algún familiar, pariente o amigo. Sea como sea, las residencias son lugares muy adecuados para que vivan las personas mayores, sean o no sean dependientes.

Al respecto, algunas de las principales ventajas de vivir en una residencia para mayores son:

  • Disponen de personal cualificado y atención médica continuada. Tener personal sanitario todos los días de la semana y en cualquier momento es una garantía de seguridad y de salud.
  • Las residencias suelen estar adaptadas para atender todos los niveles de dependencia y patologías que afectan a las personas mayores. Los residentes no están limitados para desplazarse, y los espacios están perfectamente adaptados para sillas de ruedas. Así, los aseos y las duchas son anchas y los pasillos están libres de cualquier obstáculo.
  • Servicios como seguimiento de sus prescripciones médicas, atención sociológica y psicológica, rehabilitación muscular o vigilancia.
  • La estancia también puede ser temporal y regresar al domicilio familiar cuando se desee.
  • Los menús diarios para personas mayores, adaptados a sus necesidades y gustos, es otro de los valores a tener en cuenta.
  • Las residencias son casas grandes donde viven muchas personas, son una gran familia, pueden disfrutar de tiempo fuera con sus familiares y de las atenciones profesionales que brinda el personal del centro, y sobre todo mucho cariño.

dona residencia

La importancia de la socialización

Si hay una característica que define a las residencias de personas mayores y que mejora ostensiblemente su calidad de vida es la socialización. De entrada, en una residencia se está rodeados de personas en situaciones similares, por lo que resulta muy sencillo poder socializar.

Acompañados y supervisados por el personal del centro, nuestros mayores cuentan con la compañía de los demás residentes para conversar y compartir el tiempo y el ocio. Alejar la soledad es crucial para el bienestar personal.

Más allá de poder recibir todas las visitas de familiares y amigos que deseen, como si estuvieran en su propio hogar, el hecho de poder charlar y realizar actividades compartidas a diario permite que los mayores mantengan su autonomía, se sientan útiles, estén activos y estimulen la mente, lo que ayuda a prevenir y controlar la demencia. Una patología que, como es sabido, afecta de forma especial a este colectivo.

Por ello, en El Cel Rubí contamos con un amplio programa de actividades ocupacionales y culturales. Hablamos de talleres de costura y de cocina, visionado de documentales y debates, bingo, etcétera. Disponemos de actividades en paralelo para poder ofrecer distintos talleres según los gustos de los usuarios, somos un centro ‘vivo’ que evoluciona con quienes residen en él.

Por ejemplo, cada mes se celebra el cumpleaños de los residentes tanto con los demás como con la familia. Y cada año se celebra precisamente la fiesta de la familia, en la que los parientes se incorporan a la dinámica del centro y se realiza una comida festiva. Realizamos también terapias sensoriales en el espacio Snoezelen, usamos gamas de realidad virtualidad para fomentar la reminiscencia, y de forma voluntaria, para fomentar la autoestima y el sentirse útil, quienes lo deseen pueden ayudar a la hora de poner la mesa, doblar toallas y baberos, etc.

También contamos con un programa donde los residentes pueden, acompañados de otros familiares y voluntarios, acceder a sitios particulares del barrio, recordar vivencias pasadas y sentirse identificados. Además, hay encuentros intergeneracionales con algunas escuelas, talleres solidarios donde se realizan productos artesanales para venderlos y destinar los beneficios a proyectos sociales de su elección.


Comida sana y fácil de ingerir para nuestros mayores: una guía básica de alimentación

El agua y los alimentos son imprescindibles para nuestra vida. Son nuestro motor, la gasolina que necesita el cuerpo para funcionar. El próximo 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, una oportunidad para que conozcáis un poco más sobre la alimentación para personas mayores y cómo son las dietas en nuestra residencia. 

Lo más importante en relación a la alimentación de las personas es que irá evolucionando a lo largo de la vida. No necesitamos el mismo tipo de alimentos durante la infancia, que de adultos o durante la vejez. 

Las personas mayores pueden necesitar una alimentación especial en función de su estado físico y mental, si padecen alguna enfermedad, y también para adaptar la alimentación a los cambios fisiológicos, sociales y emocionales. Por ejemplo, una persona con problemas de masticación necesitará comida triturada o con una textura blanda; para la falta de apetito se recomiendan platos de alta densidad nutritiva y también es muy importante que la elaboración sea atractiva para la persona. 

Las 3 dietas más comunes para personas mayores

Cuando hablamos de dieta no nos referimos a platos para adelgazar sino a la planificación o el menú alimenticio de una persona. En este sentido, podemos hablar principalmente de tres tipos de dietas habituales en residencias geriátricas: basal, para diabéticos y de fácil masticación.

Dieta basal

Es la dieta “normal”. Es decir, seguir una dieta de estilo mediterránea con cocina casera, legumbres cuatro veces por semana, alimentos con proteína (mejor pescado o huevo en vez de carne, que tiene más colesterol), bajo contenido en grasa, y alto contenido en fibra, especialmente fruta fresca. 

En nuestra residencia siempre damos fruta fresca a primera hora de la mañana, en ayuno, porque el movimiento intestinal se vuelve más lento y hay que intentar ayudar al intestino a evitar el estreñimiento y que necesitemos recurrir a los fármacos para el tránsito intestinal. Es decir, nos apoyamos en la alimentación para evitar medicación siempre que sea posible. 

De forma general, hay varios aspectos a tener en cuenta en la alimentación de las personas mayores:

  • Reducir los carbohidratos porque el movimiento de las personas mayores es más reducido y así evitar que ganen peso,ya que el aumento de peso resta movilidad haciendo sufrir a las articulaciones. 
  • Aumentar las proteínas, muy importantes para no perder la musculatura.
  • Si padecen alguna patología, revisar el funcionamiento de los riñones y que no haya pérdida de peso en el caso de enfermedad neurodegenerativa. 
  • Reducir las grasas, especialmente la animal y sustituirla por grasa vegetal.

Aunque estos son algunos consejos básicos de alimentación para mayores, cada persona tiene sus necesidades propias en función de su estado de salud físico y emocional. Por ello, en nuestra residencia abogamos por un menú basal con atención centrada en la persona, es decir, adaptamos el menú a las necesidades de cada residente, es imprescindible un control de peso y calculo del IMC trimestral, analiticas de control periodicas y seguimiento constante de enfermería y del servicio médico para garantizar el correcto estado de salud. 

Dieta para diabéticos

La dieta casera, basada en productos frescos, legumbres y verdura, es también apta para personas diabéticas. Ellos pueden comer azúcares como el resto de personas, pero hay que vigilar el origen de dichos azúcares y, por ejemplo, nunca deberían comer productos ultraprocesados. 

Por otra parte, como los diabéticos no fabrican insulina, es importante controlar la ingesta de hidratos de carbono porque provoca un aumento del azúcar en sangre. Por lo tanto en usuarios diabéticos el control sobre los carbohidratos se vuelve fundamental, podemos comer de todo pero hay que tener en cuenta las cantidades, ahí nacen las restricciones, hay que conocer las equivalencias de los productos para poder valorar que nos saciará más. Una ración de uva son 50 gr mientras una ración de sandía son 200 gr. Debemos conocer bien los hidratos de los alimentos que forman nuestro menú. 

Otro asunto importante es que en la mayoría de casos de diabetes en la vejez, es posible controlar este padecimiento si la dieta y el ejercicio son correctos. Los problemas aparecen cuando este control nutricional es inexistente y no se lleva una dieta equilibrada, algo fundamental no solo para las personas diabéticas, sino para todo el mundo. 

Otro aspecto a destacar en el caso de la dieta para personas diabéticas es añadir un resopón que nos ayuda a asegurar que durante el ayuno nocturno nuestros ancianos no caerán en hipoglucemias. Para ello, los usuarios diabéticos siempre tienen un yogur y una gelatina sobre la medianoche. 

Dieta de fácil masticación

Es una de las más habituales en personas mayores que tienen problemas de masticación, disfagia (dificultad para tragar), falta de fuerza en los músculos de la boca, etc. 

Se trata de una dieta normal, es decir, los ancianos comen cualquier tipo de plato y alimento (pasta, legumbres, verduras, fruta, etc). La diferencia está en el texturizado. Se comen los mismos alimentos, pero con una textura que facilita la masticación a personas con problemas de deglución, etc. 

¿Qué es la texturización?

La texturización es una técnica muy habitual en las residencias para ofrecer a los mayores una alimentación variada y completa, que beneficie a su estado nutricional. 

Se trata por lo tanto de una técnica que dota a los alimentos de una textura y consistencia segura y adecuada para ser ingerida por personas mayores. Es decir, se procesan los alimentos de una forma diferente.

Por una comida sana, sabrosa y apetitosa para los mayores

Cuando hablamos de textura, nos referimos tanto a las sensaciones como a las propiedades que provoca un alimento cuando lo tenemos en la boca o entre nuestras manos. 

Las personas con problemas para tragar o masticar y que no pueden ingerir ciertos alimentos con su consistencia habitual pierden muchas sensaciones y propiedades originales de los alimentos. En estos casos, solo toman alimentos blandos o triturados. Y ahí es donde entra en juego la comida texturizada. 

Una dieta con alimentos blandos o triturados puede perder sabor, que resulten poco apetitosas y, en ocasiones, sacian más rápido de la cuenta. Así, texturizar los alimentos para las personas mayores nos permite preservar su olor y sabor original, logrando que la comida sea más sabrosa y apetitosa. 

Aunque masticamos con la boca, la vista, el olfato y la textura o el tacto también son sentidos muy importantes a la hora de comer y hacen que disfrutemos más o menos de un alimento. ¿A quién no le gusta el olor a café recién hecho por la mañana? ¿Y quién puede resistirse a un pan bien crujiente o un dulce blandito?

En más de una ocasión, los platos de comida no entran por la boca si no lo hacen por la vista. Por eso, cuidar la apariencia, el olor y el sabor es tan importante. Nos ayuda a disfrutar más y mejor de la comida, también a las personas mayores. Si disfrutan comiendo estarán mejor alimentados, lo que redunda en su calidad nutricional y su bienestar. 

¿Cómo es la comida texturizada?

En la dieta texturizada que preparamos para algunos ancianos en nuestra residencia, usamos diferentes técnicas para, por ejemplo:

  • Triturar sólidos
  • Espesar alimentos líquidos
  • Preparar alimentos homogéneos y fáciles de masticar y tragar

En este tipo de alimentación también es muy habitual preparar los líquidos con una consistencia algo más sólida, similar a los purés, yogures, cremas o natillas. Además, se trata de alimentos que también se pueden chafar de forma fácil y sencilla con un tenedor o que se pueden cortar a trozos sin necesidad de utilizar un cuchillo, facilitando así el uso de los cubiertos. 

Ejemplos de platos de fácil masticación

Existen diferentes alimentos y platos muy habituales en el día a día de las personas que también son aptos para personas mayores con problemas para masticar o tragar. Se trata de platos cuya adaptación será muy fácil o mínima. Os mostramos algunos ejemplos muy prácticos si cuidáis o tenéis en casa a personas mayores.

Entrantes y primeros platos: gazpacho, hummus, salmorejo, patés, huevos rellenos, cremas de verduras, setas, puré, caldos y sopas, canelones, arroz hervido o a la cubana, etc. 

Segundos platos: huevos pasados por agua o poché, huevo en tortilla, revuelto de huevo, pescado en salsa, pastel de carne o pescado, croquetas, etc. 

Postres: manzana al horno (sin piel), la fruta muy madura, compotas, natillas, yogures, pastel de queso, gelatinas, arroz con leche, helados, etc. 

Llevar una dieta saludable es importante en cualquier etapa de nuestra vida y alimentarnos con comida rica y sabrosa… ¡También!  La alimentación es una herramienta para cuidar de nuestro bienestar, prevenir enfermedades… ¡y disfrutar! No hay que olvidar que la comida es uno de los grandes placeres de la vida. 


Demencia en ancianos: síntomas, tipos y cómo podemos ayudar las residencias

El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una jornada que a menudo sirve para reflexionar y poner en valor el largo camino que queda por recorrer en la lucha contra esta enfermedad, la importancia de la detección precoz y sobre todo la importancia de cuidar la memoria .

El Alzheimer es uno de los tipos de demencia más comunes hoy en día, pero también existen otros. Muchos de estos padecimientos comparten sintomatología o parecen similares, pero son diferentes.

Para evitar confusiones y acercarnos un poco más a la realidad de nuestros ancianos y las enfermedades que acechan cuando se acerca la vejez, hoy queremos hablar de la demencia en general y, por supuesto, del Alzheimer en particular.

¿Qué es la demencia?

Tomando como referencia la Organización Mundial de la Salud, podemos definir la demencia como:

“Un síndrome - de naturaleza crónica o progresiva - que se caracteriza porque provoca un deterioro de la función cognitiva, es decir, la capacidad para procesar nuestros pensamientos. Este deterioro va más allá de lo que podría ser considerado como una consecuencia del envejecimiento de las personas.

Síntomas y tipos de demencia

Existen diferentes causas y tipos de demencia que provocan diferentes enfermedades y lesiones. En cualquier caso, la demencia suele ser uno de los principales motivos de dependencia y discapacidad entre las personas mayores.

Aunque este tipo de padecimiento es muy conocido en todo el mundo, la realidad es que la concienciación y la comprensión en torno a la demencia es aún escasa.

Aunque existen algunos síntomas relacionados con la demencia, es importante poner de manifiesto que, a cada persona según su personalidad, la vive y la padece de una manera diferente en función del tipo de demencia y su impacto.

De forma genérica, podemos establecer los síntomas de la demencia en función del estado en que ésta se encuentre:

 

  • Demencia temprana: Es la más “invisible” porque su inicio suele ser muy paulatino. En esta fase, los principales síntomas son la tendencia al olvido, la desubicación en el espacio o perder la noción del tiempo.
  • Demencia en fase intermedia: los síntomas se manifiestan de forma más clara y también más limitante. Por ejemplo, es habitual que las personas en esta etapa olviden hechos recientes o el nombre de las personas, se sienten desubicados en su propia casa o tengan dificultad para comunicarse y necesitan ayuda en su cuidado y aseo.

Puede parecer obvio, nos sentamos ante un plato de comida y cogemos los cubiertos y comemos, en esta etapa, podemos no identificar los cubiertos y no saber utilizarlos. Irnos a dormir y no saber meternos en la cama.

  • Etapa tardía de la demencia: La dependencia y la falta de actividad son absolutas y los problemas de memoria y los síntomas físicos también son graves. En esta etapa, las personas con demencia tienen problemas para ubicarse en el tiempo y el espacio, puede que no reconozcan a sus familiares y amigos más cercanos, tienen dificultad para caminar e incluso su comportamiento se puede alterar hasta el punto de resultar agresivo.
La demencia afecta al deterioro cognitivo de las personas que la padecen

Existen muchos tipos de demencia, aunque la más común y conocida es el Alzheimer. Según datos de la OMS, representa cerca del 60-70% de los casos de demencia. Otros tipos de demencia también habituales son:

  • Demencia frontotemporal
  • Demencia por cuerpos de Lewy
  • Demencia vascular

¿Existen tratamientos o cura para la demencia?

A día de hoy no existe ninguna cura para la demencia ni tampoco para revertir su progresión. Sin embargo, se están llevando a cabo investigaciones y ensayos clínicos que, esperamos, algún día nos ayuden a poner fin a esta enfermedad que tanto hace sufrir a quienes la padecen y aún más a sus familiares.

La mayoría de intervenciones que existen para tratar la demencia se centran en mejorar la calidad de vida de las personas con demencia, su familia y cuidadores. Así, los principales objetivos son:

  • El diagnóstico precoz para facilitar un tratamiento óptimo.
  • Mantener y mejorar la salud física, la actividad, la cognición y el bienestar en general de la persona con demencia.
  • Tratar síntomas psicológicos y de conducta relacionados con la enfermedad.
  • Ofrecer apoyo e información a familia y cuidadores.

¿Qué hacemos en El Cel de Rubí para combatir la demencia?

El deterioro cognitivo que provoca la demencia hace a las personas más dependientes a medida que avanza la enfermedad. Necesitan desde atención primaria y especializada hasta cuidados de larga duración o rehabilitación. Por ello, el rol del cuidador tiene un valor incalculable.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2019 los cuidadores pasamos una media de cinco horas al día apoyando a las personas con demencia en su vida diaria.

En este sentido, el gran pilar de El Cel Rubí lo encontramos en el equipo auxiliar. Son capaces de desarrollar el cuidado físico y social de nuestros mayores, Además, les conocen personalmente, saben cosas sobre su vida, a qué se dedicaban, qué les gusta, sus familias, sus gustos… De esta forma, se crea un vínculo y, en momentos de confusión, podemos hablarles de sus familias, de quiénes son, etc, dándoles confianza y tranquilidad.

3 aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger residencia para personas con demencia

Una de las decisiones más importantes, y difíciles, a las que se enfrentan familias con personas mayores bajo su responsabilidad es elegir la mejor residencia. Una decisión especialmente compleja si, además, el anciano padece demencia.

En este sentido, destacamos tres aspectos primordiales a la hora de escoger una residencia para personas con demencia:

  1. Saber en qué estado se encuentra la demencia para buscar un centro preparado para ofrecer los cuidados necesarios.
  2. Que la residencia apueste por un modelo de atención centrado en la persona, es decir, que conozcan a los abuelos y sus gustos. La manera de hacer terapia con personas con demencia es consiguiendo que participen en actividades. Solo lo harán si se sienten a gusto y les reconfortan.
  3. El plan de actividades de la residencia debe ser dinámico y adaptarse constantemente a las necesidades de los mayores para crear una rutina. Esto es muy importante para las personas con demencia porque les ayuda a mantenerse ocupados y combatir la confusión y la pérdida que padecen.

¿Cómo prevenir la demencia?

La demencia no tiene cura, pero detectarla lo más pronto posible sí que está en nuestras manos. En este sentido, las principales recomendaciones de los expertos para prevenir la demencia son:

  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • No fumar y evitar un uso nocivo de las bebidas alcohólicas
  • Controlar el peso y llevar una alimentación saludable
  • Mantener la actividad social y cognitiva
  • Cuidar de la memoria y acudir a un especialista en el momento en que detectemos olvidos inusuales o muy repetidos.

Aunque la demencia afecta principalmente a nuestros abuelos, no es una enfermedad provocada por la edad. De hecho, el 9% de los casos de demencia son de inicio temprano, es decir, los síntomas aparecen antes de los 65 años.


Compliance

CODIGO DE CONDUCTA EMPRESARIAL

EL CEL DE RUBI || CONXITA VALLS

1-INTRODUCCION

El presente documento, que fue aprobado por el Consejo de Administración de EL CEL DE RUBI, y ASISTENCIAL RUBI, expone el conjunto de normas y principios generales de gobierno corporativo y de conducta profesional que resultan de aplicación a todos los profesionales de la entidad y que resultan válidos para establecer los parámetros orientadores de la cultura corporativa de nuestra organización.

Somos una empresa en constante movimiento, orientados a satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Desarrollamos propuestas de valor que permiten dar soluciones como Residencia, Centro de Día y Ayuda a Domicilio para la 3ª Edad a nuestros diversos clientes, entendiendo como tales también a los residentes y sus familiares.

Cada día nuestros clientes, proveedores, colaboradores y familias depositan en nosotros la confianza de hacer un trabajo enmarcado en estrictas normas de ética, profesionalidad y seguridad. Como tal queremos dar confianza en que nuestra labor diaria se enmarca en valores de honestidad, ética y seguridad laboral.

El Código de Conducta Empresarial es una guía que nos permite proceder de manera adecuada en torno a nuestros valores, manteniendo así la reputación que nos ha caracterizado en el rubro empresarial. No pretende responder todas las preguntas de orden ético, legal o reglamentario que pudiesen surgir en situaciones propias de nuestra actividad, ni tampoco sustituye nuestros reglamentos, políticas, procedimientos y documentos internos, sino que actúa como complemento a los mismos.

Nuestro compromiso es que cada empleado, colaborador, etc. realiza sus labores bajo lo establecido en el presente código y nos comprometamos así, a realizar nuestras actividades de negocio cumpliendo con las normas de ética declaradas.

2-NUESTRA EMPRESA

EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL RUBI son empresas orientadas a dar soluciones como Residencia, Centro de Día y Ayuda a Domicilio para la 3ª Edad a nuestros diversos clientes, con domicilio fiscal en RUBI.

NUESTRA VISIÓN es ser un referente en la comarca, un centro innovador y reconocido en atención mixta, privada y concertada con la administración.

NUESTRA MISIÓN ofrecer una atención centrada en la persona, integral y de calidad en el ámbito de las personas mayores.

NUESTROS VALORES respeto a la persona, su entorno y familia, desarrollo, motivación y satisfacción de nuestros profesionales y apostar por la mejora continua, la alta calidad y la innovación.

RESPECTO A LAS LEYES la entidad actúa en el respeto a las leyes vigentes, a la ética profesional y a la normativa interna. La consecución de un objetivo de interés para la entidad no puede en ningún caso justificar conductas contrarias a los principios de corrección y honestidad.

TRANSPARENCIA EN LA INFORMACIÓN Toda información difundida por la entidad es completa, transparente, comprensible y precisa, permitiendo a los destinatarios disponer de todo el conocimiento necesario para la toma de decisiones respecto a las relaciones a establecer con la entidad.

3- PILARES DEL CODIGO DE CONDUCTA

LA PERSONA: Demostramos una vocación permanente de servicio y respeto a la persona, comprendiendo adecuadamente sus demandas y generando soluciones afectivas a sus necesidades con el fin de que tengan vidas dignas y mejores.

EXCELENCIA: Nos preocupamos por los detalles y matices del servicio.

INTEGRIDAD Y COMPROMISO: Nos comportamos de manera recta y honesta actuando con seguridad y congruencia entre el decir y el hacer. Nos enfocamos en construir relaciones duraderas de confianza basadas en un comportamiento veraz y de alto compromiso con la organización.

AUSTERIDAD: Sentimos como propios los objetivos de costos y uso eficiente de los recursos de la organización.

TRABAJO EN EQUIPO Y COLABORACIÓN: Tenemos siempre la intención de colaborar y cooperar con otros, formar parte de un equipo y trabajar juntos en la búsqueda de soluciones sin competir con los miembros del equipo.

4- POLITICA DE RECURSOS HUMANOS

Desde EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL RUBI reconocemos que las personas son la base fundamental para alcanzar nuestros objetivos de negocio. Nuestra meta es emplear, capacitar, desarrollar y retener a las personas más adecuadas para el cumplimiento de las distintas funciones dentro de la organización. Defendemos y promovemos el cumplimiento de los derechos humanos y laborales y nos comprometemos a la aplicación de la normativa y buenas prácticas en materia de condiciones de empleo, salud y seguridad en el puesto de trabajo. La entidad garantiza que sus empleados dispongan de un nivel de profesionalidad adecuado para la realización de las funciones que les son asignadas. A tal efecto, la entidad se compromete a potenciar las competencias de las personas que la integran, poniendo a su disposición los instrumentos más apropiados para la formación, la actualización y el desarrollo profesional.

PRINCIPIOS

  • Ninguna persona empleada será objeto de discriminación por razón de raza, enfermedad, religión, orientación sexual, opinión política, edad, nacionalidad o género. Cuando el trabajo lo permita se dará igual consideración a personas con discapacidades.
  • Se prohíbe toda forma de acoso o abuso físico, sexual, psicológico o verbal a sus empleados, así como cualquier otra conducta que pudiera generar un entorno de trabajo intimidatorio, ofensivo u hostil.
  • Los empleados tienen reconocido el derecho de sindicación y libertad de asociación.
  • El horario laboral semanal no excederá el límite legal establecido.
  • No empleamos a nadie menor de 16 años, rechazamos el trabajo infantil en cualquiera de sus expresiones.
  • Todos los empleados están obligados a actuar, en sus relaciones laborales con otros empleados, conforme a criterios de respeto, dignidad y justicia.
  • Todos los empleados son responsables de cumplir rigurosamente las normas de salud y seguridad en el trabajo, y de velar por su propia seguridad y por la de las personas afectadas por sus actividades.
  • Está prohibido el consumo de sustancias que pudieran afectar al debido cumplimiento de las obligaciones profesionales.

POLITICA DE SEGURIDAD Y SALUD OCUPACIONAL

 

EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL RUBI presta servicios de Residencia, Centro de Día y Ayuda a Domicilio para la 3ª Edad, gracias a un equipo humano cualificado, con actitud y comprometido con la mejora continua de los servicios. Consciente de esto, la organización adopta medidas de protección con los siguientes principios:

  • Se ha implantado un Plan de Prevención de Riesgos Laborales a través de una empresa externa con el cual fomentar una cultura preventiva, estableciendo acciones permanentes, que permitan eliminar y controlar los riesgos presentes en las actividades. De esta manera se busca reducir en forma sistemática los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • Alcanzar un alto estándar en materias de prevención de riesgos, cumpliendo rigurosamente las disposiciones legales vigentes relacionadas con la seguridad y salud laboral.
  • Desarrollar, implementar y aplicar el Plan de Prevención de Riesgos Laborales destinado a la mejora continua de las condiciones de trabajo, donde se recoge la estructura organizativa de la prevención, la definición de funciones, obligaciones, derechos, procedimientos y recursos necesarios.
  • Desarrollar planes y actividades de formación, dirigidas a promover un mayor conocimiento de los riesgos derivados del trabajo y las medidas preventivas a adoptar.
  • Investigar la existencia de los riesgos psicosociales e implantar medidas para su detección, eliminación y prevención dentro de la empresa.
  • Establecer las condiciones necesarias para garantizar la comunicación, sensibilización y la participación de sus colaboradores, empleados, etc. en materias de Seguridad y Salud Laboral.
  • La adopción de esta política se enmarca como uno de los objetivos estratégicos de la empresa.
  • EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL RUBI, revisa el Plan de Prevención de Riesgos Laborales con la periodicidad acordada con la empresa que tiene contratada para la prestación de estos servicios y se preocupa de difundirla, de manera que sea conocida, entendida y aplicada por sus empleados, colaboradores y empresas aliadas.

5- CODIGO DE ETICA Y CONDUCTAS

El Código de Ética y Conducta plasma nuestra filosofía y compromiso empresarial, vincula la visión y la estrategia de negocios, las prácticas de responsabilidad empresarial, el cumplimiento de la legislación vigente aplicable a la organización, la actuación ética y los valores que deben regir nuestro comportamiento.

RELACIONES CON EL CLIENTE (RESIDENTES Y SUS FAMILIAS)

Todos los empleados están obligados a actuar en sus relaciones con los clientes, residentes y sus familias, conforme a criterios de consideración, respeto y dignidad, teniendo en cuenta la diferente sensibilidad cultural de cada persona y no permitiendo discriminaciones por razón de raza, religión, edad, nacionalidad, género o cualquier otra condición personal o social prohibida por ley, con especial consideración hacia la atención de las personas con discapacidad o minusvalía.

Los clientes, residentes y sus familias constituyen el activo fundamental de la entidad.

EXCELENCIA EN EL SERVICIO

Calidad en el servicio para lograr la satisfacción de las necesidades y expectativas de las personas usuarias y sus familias. Innovación y mejora continua como base del desarrollo de los servicios.

El trabajo y la atención asistencial prestada se basa en el reconocimiento de una serie de principios orientados a la atención, de los cuales, se derivan diferentes criterios profesionales de intervención. Concretamente, se deben garantizar y respetar los siguientes principios: participación, integridad, invididualidad, independencia, bienestar y especialización.

BIOÉTICA

Aplicación de los principios de la Bioética en la intervención profesional. Toda persona por su condición humana, independientemente de su situación individual, tiene el máximo valor por sí misma. Las personas en situación de dependencia tiene derecho al respeto de la diferencia y al de su propia dignidad, cualquiera que sea el estado en que se encuentran con respecto a su capacidad. Los valores éticos han de estar siempre presentes en los cuidados e intervenciones profesionales. La práctica profesional debe estar impregnada de un profundo respeto a los derechos humanos, donde se defienda la privacidad, la intimidad, la dignidad, el respeto a la diferencia y la libertad personal.

CONDUCTA PROFESIONAL INTEGRA

Conducta profesional íntegra del equipo de personas tanto de la residencia y centro de día como la que realiza servicios de ayuda a domicilio, entendida como tal, una actuación diligente, responsable y eficiente enfocada a la calidad, la innovación y la mejora continua. Absoluta lealtad a las normas y códigos deontológicos y, de igual manera, aseguramiento del compromiso con una vocación de servicio al bien de las personas atendidas, velando por una cultura de humanidad, a través del ejercicio de su profesión.

CONFIDENCIALIDAD

La confidencialidad de los datos de carácter personal comporta la no divulgación de lo que sabemos de las personas usuarias y sus familias debido a nuestra labor profesional. Afecta tanto a lo que nos dicen como a lo que se puede deducir por observación, exploración, práctica de pruebas complementarias, comentarios de casos, documentos u otros medios.

Las razones jurídicas y deontológicas son de suficiente peso por sí mismas pero, además y sobretodo, la confidencialidad está asociada a la confianza en la discreción de alguien. La obligación de guardar la confidencialidad afecta a todo el personal de la entidad y se aborda en el punto CONFIDENCIALIDAD DE LA INFORMACIÓN Y PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES más extensamente.

RELACIONES CONTRACTUALES CON LOS CLIENTES, RESIDENTES Y FAMILIARES

Todas las relaciones contractuales y comunicaciones con los clientes, residentes y familiares de la entidad se rigen por los principios de corrección, honestidad, profesionalidad, transparencia y el máximo grado de colaboración.

SATISFACCIÓN DEL CLIENTE, RESIDENTE Y FAMILIARES

La entidad considera fundamental mantener un alto nivel de calidad en la prestación de sus servicios y maximizar la satisfacción de sus clientes. Los procesos internos, implementaciones de certificaciones en calidad del servicio, gestión de centros asistenciales o servicios para la promoción de la autonomía del paciente y la tecnología informática que la entidad utiliza están orientados a este fin, al igual que las investigaciones, inspecciones y auditorias periódicas que hace de su ámbito de actuación. La entidad rechaza toda práctica dilatoria y actúa permanentemente con el objetivo de implementar procesos cada vez más rápidos y ágiles, respetando las normas de control interno.

RELACIONES CON PROVEEDORES O COLABORADORES

Los colaboradores externos y proveedores hacen posible con su cooperación el desarrollo diario de la actividad de la empresa. La entidad reconoce la importancia de esta contribución, se compromete a negociar con ellos en términos de igualdad, respeto mutuo y satisface sus legítimas expectativas de recibir instrucciones claras con relación a la naturaleza de su cometido y de percibir correctamente los pagos se les sean debidos.

  • Los empleados se relacionarán con los proveedores de bienes y servicios de forma lícita, ética y respetuosa.
  • La selección de los proveedores se regirá por criterios de objetividad y transparencia, conciliando el interés de la empresa en la obtención de las mejores condiciones, con la conveniencia de mantener relaciones estables con proveedores éticos y responsables.
  • Todos los proveedores que trabajen con EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL,  deberán comprometerse a respetar los derechos humanos y laborales de todos los empleados contratados, así como a involucrar y transmitir estos principios a sus socios de negocio. La vulneración de cualquiera de estos principios no será en ningún caso aceptada por EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL.
  • Ningún empleado podrá ofrecer, conceder, solicitar o aceptar, directa o indirectamente, regalos o dádivas, favores o compensaciones, en metálico o en especie, cualquiera que sea su naturaleza, que pueden influir en el proceso de toma de decisiones relacionado con el desempeño de las funciones derivadas de su cargo.

RELACIONES CON AUTORIDADES Y FUNCIONARIOS

Todas las relaciones entre la entidad y los Organismos Públicos se rigen por los principios de corrección, transparencia, colaboración y no interferencia, en el marco del mutuo respeto a las funciones de cada uno. La entidad rechaza toda conducta que pudiera ser interpretada como contraria a los principios mencionados:

  • Los empleados que se relacionen con autoridades e instituciones públicas, de forma lícita, ética, respetuosa y alineada con las disposiciones para la prevención de la corrupción y el soborno.
  • Ningún empleado podrá ofrecer, conceder, solicitar o aceptar, directa o indirectamente, regalos o dádivas, favores o compensaciones, en metálico o en especie, cualquiera que sea su naturaleza, a ó de cualesquiera autoridades o funcionarios.
  • Los empleados se abstendrán de realizar pagos de facilitación o agilización de trámites, consistentes en la entrega de dinero u otras cosas de valor, cualquiera que sea su importe, a cambio de asegurar o agilizar el curso de un trámite o actuación cualquiera que sea su naturaleza, frente a cualquier órgano judicial, administración pública u organismo oficial.
  • Los empleados evitarán obtener ventajas indebidas en materia fiscal para EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL. y se asegurarán de que la información declarada en esta materia a las autoridades es veraz y refleja fielmente la realidad de la compañía.
  • También se asegurarán de que las ayudas solicitadas o recibidas de las administraciones públicas reciben un uso adecuado y que su solicitud es transparente, evitando falsear las condiciones para su obtención o darles un uso distinto a aquél para el que fueron otorgadas, en el caso en el que fuesen solicitadas dichas ayudas.

CONFLICTO DE INTERESES

  • Los empleados deberán evitar situaciones que puedan suponer un conflicto entre sus intereses personales y los de la compañía. También deberán abstenerse de representarla y de intervenir o influir en la toma de decisiones en las cuales, directa o indirectamente, ellos mismos o un tercero vinculado a ellos, tuvieran un interés personal. No podrán valerse de su posición en la compañía para obtener ventajas patrimoniales o personales ni oportunidades de negocio propias.
  • Ningún empleado podrá prestar servicios a otra compañía competidora, a excepción de los servicios que pudieran prestarse a solicitud de EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL. o con la autorización del Consejo de Administración.
  • La realización por el empleado o por personas vinculadas a él, directa o indirectamente, por sí o a través de alguna sociedad o institución, de actividades que constituyan el mismo, análogo o complementario género de actividad que el que desarrolla en EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL. necesitará de autorización por parte del Consejo de Administración.
  • La realización por el empleado o por personas vinculadas a él, directa o indirectamente, por sí o a través de alguna sociedad o institución, de actividades que generen intercambio de bienes y/o servicios con EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL, cualquiera que sea el régimen de retribución convenido necesitará de autorización por parte del Consejo de Administración.
  • Los empleados sólo podrán desarrollar actividades laborales y profesionales ajenas a las desarrolladas en EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL, cuando no supongan merma en la eficacia esperada en el desempeño de sus funciones.
  • Cualquier actividad laboral o profesional ajena que pueda afectar a la jornada de trabajo en la compañía, deberá ser previamente autorizada por el Consejo de Administración.

USO DE BIENES Y SERVICIOS DE LA COMPAÑÍA

  • Los empleados utilizarán eficientemente los bienes y servicios de la empresa y no harán uso de ellos en beneficio propio.
  • A este respecto, los empleados en ningún caso harán uso de los equipos que EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL,  pone a su disposición para instalar o descargar programas, aplicaciones o contenidos cuya utilización sea ilegal, que contravengan las normas de la compañía o que puedan perjudicar su reputación.
  • Tampoco harán uso de fondos o tarjetas de la compañía para sufragar actuaciones que no sean propias de su actividad profesional.
  • Tampoco harán uso de ordenadores, móviles, vehículos, grúas, camas, lavadoras, secadores, etc. para actividades ajenas a la actividad de la compañía sin autorización del Consejo de Administración.
  • Los empleados deben conocer que los documentos y datos contenidos en los sistemas y equipos de tecnologías de la información, pueden estar sujetos a revisión por parte de unidades competentes de la entidad, o por terceros designados por ésta, cuando así se considere necesario y esté permitido por la normativa en vigor.

CONFIDENCIALIDAD DE LA INFORMACIÓN Y PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES

  • EL CEL DE RUBI, S.L y ASISTENCIAL RUBI. han implantado la Ley Orgánica de Protección de Datos a través de una empresa consultora y ha realizado las auditorias bianuales obligatorias.
  • El personal tiene la obligación de proteger la información y el conocimiento generado en el seno de la organización, de su propiedad o que custodia.
  • Los empleados se abstendrán de utilizar en su propio beneficio cualquier dato, información o documento obtenido durante el ejercicio de su actividad profesional. Tampoco comunicarán información a terceros, excepto en cumplimiento de la normativa aplicable, de las normas de la compañía o cuando sean expresamente autorizados a ello. Asimismo, tampoco utilizarán datos, información o documentos de carácter confidencial provenientes de una tercera compañía sin su autorización por escrito.
  • El personal se compromete a mantener la confidencialidad y a hacer un uso acorde con la normativa interna en la materia, de cualquier dato, información o documento obtenido durante el ejercicio de sus responsabilidades en la compañía. Con carácter general, y a menos que se les indique lo contrario, la información a la que tienen acceso debe ser considerada confidencial y únicamente podrá ser usada para la finalidad para la que fue obtenida.
  • Asimismo, no deberán hacer duplicados, reproducirla ni hacer más uso de la información que el necesario para el desarrollo de sus tareas y no la almacenarán en sistemas de información que no sean propiedad de la empresa salvo en los casos y finalidades expresamente autorizados.
  • La obligación de confidencialidad permanecerá una vez concluida la actividad en la entidad y comprenderá la obligación de devolver cualquier material relacionado con la compañía que tenga en su poder el empleado en el momento del cese de su relación con la sociedad.
  • El personal deberá respetar la intimidad personal y familiar de todas aquellas personas, se trate de empleados, residentes y otros, a cuyos datos tenga acceso. Las autorizaciones de utilización de datos deben responder a solicitudes concretas y justificadas. Los empleados deberán cumplir estrictamente las normas, internas y externas, establecidas para velar por el buen funcionamiento de la información y de los datos aportados a la compañía por terceros.
  • En la recopilación de datos de carácter personal de clientes, empleados, residentes, familiares o cualquier persona o entidad con la que se guarde una relación contractual o de otra naturaleza, todo el personal implicado en estas tareas obtiene los consentimientos, cuando resulta preceptivo, y se compromete a la utilización de los datos conforme a la finalidad autorizada por el otorgante de dicho consentimiento. Asimismo, el personal debe conocer y respetar todos los procedimientos, custodia y acceso a los datos y que están destinados a garantizar los diferentes niveles de seguridad exigidos conforme a la naturaleza de los mismos.
  • Los empleados comunicarán al departamento correspondiente cualquier incidencia que detecten relacionada con la confidencialidad de la información o con la protección de datos personales.

PROTECCION DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL E INDUSTRIAL

EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL,  está comprometida con la protección de la propiedad intelectual e industrial propia y ajena. Esto incluye, entre otros, derechos de autor, patentes, marcas, nombres de dominio, derechos de reproducción, derechos de diseño, de extracción de bases de datos y derechos sobre conocimientos técnicos especializados.

El personal tiene expresamente prohibida la utilización de obras, creaciones o signos distintivos de propiedad intelectual o industrial de terceros sin la constancia de que la compañía dispone de los correspondientes derechos y/o licencias.

La propiedad intelectual e industrial fruto del trabajo de los empleados durante su permanencia en la compañía, y que tenga relación con los negocios presentes y futuros de la entidad, será propiedad de EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL,

Sólo se usarán en marketing, publicidad, etc. aquellas marcas, imágenes y textos debidamente autorizados por el Consejo de Administración.

REGISTRO DE OPERACIONES

Todas las operaciones con trascendencia económica que realice la sociedad, figurarán con claridad y exactitud en registros contables apropiados que representen la imagen fiel de las transacciones realizadas.

Los empleados del departamento correspondiente junto con la asesoria contratada para estos servicios llevan la contabilidad y cumplen correctamente con las obligaciones fiscales y societarias. Se velará por el rigor y la integridad de la información financiera aportada y registrada.

6- NUESTRO COMPROMISO CON EL MEDIOAMBIENTE

Como empresa con un uso intensivo de energía en sus operaciones, somos conscientes de la importancia de la reducción de los consumos, costos energéticos y promoción de la sustentabilidad ambiental y económica.

La gestión ambiental de los distintos residuos y desechos que producen durante la prestación asistencial, sanitaria o por el mantenimiento de las instalaciones está debidamente reglada, la entidad cumple con la legislación vigente.

El objetivo es: VELAR, CUIDAR Y PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE.

La entidad está registrada debidamente como “Productora de residuos” en la Agencia de residuos de Cataluña.

DOCUMENTACION Y PAPEL

La entidad entrega el papel y documentación para su correcta destrucción a un gestor autorizado quienes se encargarán de la correspondiente gestión.

La entidad tiene contratado este servicio de recogida, reciclado y/o destrucción para todo este tipo de material generados por la propia actividad desarrollada con una entidad externa debidamente acreditada para la prestación de este servicio.

PILAS, FLUORESCENTES, ETC.

La entidad entrega las pilas, fluorescentes y otros materiales de esta tipo para su correcta destrucción a un gestor autorizado quienes se encargarán de la correspondiente gestión.

La entidad tiene contratado este servicio de recogida y reciclado para todo este tipo de material generados por el mantenimiento de las instalaciones y equipamiento con una entidad externa debidamente acreditada para la prestación de este servicio.

AGUJAS, GUANTES, MATERIAL SANITARIO

La entidad entrega los residuos sanitarios generados como son agujas, jeringas, guantes, etc. para su correcta destrucción a un gestor autorizado quienes se encargarán de la correspondiente gestión.

La entidad tiene contratado este servicio de recogida y destrucción para todo este tipo de material generado por la propia actividad asistencial y sanitaria con una entidad externa debidamente acreditada para la prestación de este servicio.

CONSUMOS ENERGETICOS

Con la finalidad de ser una organización proactiva y de ejemplo para otras empresas del sector en materia de eficiencia energética, hemos apostado por asumir ciertos compromisos con el fin de mejorar en forma continua la gestión de los consumos energéticos:

  • Fomentar el uso eficiente de la energía.
  • Implementar tecnologías y mejorar las existentes, con el fin de consumir energía de manera más eficiente.
  • Mejorar los hábitos de consumo de energía en cuanto al ahorro de la misma entre los trabajadores y cualquiera de las personas ajenas a la empresa que interactúen con ella.
  • En general, cuidar mediante acciones anteriormente mencionadas el medioambiente.
  • Asegurar la disponibilidad de información y de recursos necesarios para alcanzar los objetivos y las metas establecidos.
  • Apoyar la adquisición de productos y servicios energéticamente eficientes y el diseño para mejorar el desempeño energético.
  • Cumplir con los requerimientos legales relacionados con el uso, consumo y eficiencia energética.

7- CUMPLIMIENTO DEL CODIGO DE CONDUCTA

A fin de garantizar el cumplimiento del presente código existe un Compliance Officer dentro de la organización que es la secretaria y consejera delegada de la entidad.

Este podrá actuar por iniciativa propia o a instancia de cualquier empleado de EL CEL DE RUBI, S.L., cliente, proveedor o un tercero con relación directa e interés comercial o profesional legítimo, mediante denuncia realizada de buena fe.

A tal fin, las comunicaciones realizadas al amparo del presente Código, que contengan denuncias de incumplimiento o consultas relativas a su interpretación o aplicación, podrán hacerse llegar a la sociedad a través de los siguientes medios:

  • Correo ordinario a nuestros centros
  • Rellenando el apartado de "contacto" de nuestra web

El Compliance Officer depende del Consejo de Administración y tiene las siguientes funciones básicas:

  1. Supervisión del cumplimiento y de la difusión interna del Código entre todo el personal de la entidad.
  2. La recepción de todo tipo de escritos, relacionados con la aplicación del Código y su remisión, en su caso, al órgano o Departamento de la compañía al que deba corresponderle su tramitación y resolución.
  3. El control y supervisión de la tramitación de los expedientes y su resolución.
  4. La interpretación de las dudas que plantee la aplicación del Código.
  5. Elaboración del informe anual en que se analice la aplicación del Código.
  6. La supervisión del Canal de Denuncias y del cumplimiento de sus procedimiento.

En el ejercicio de sus funciones, el Compliance Officer garantizará:

  1. La confidencialidad de todos los datos y antecedentes manejados y de las actuaciones llevadas a cabo, salvo que por ley o requerimiento judicial proceda la remisión de información.
  2. El análisis exhaustivo de cualquier dato, información o documento en base a los cuales se promueva su actuación.
  3. La instrucción de un procedimiento adecuado a las circunstancias del caso, en el que se actuará siempre con independencia y pleno respeto del derecho de audiencia y de la presunción de inocencia de cualquier persona afectada.
  4. La indemnidad de cualquier denunciante como consecuencia de la presentación de instancias o denuncias de buena fe al Responsable.

El Compliance Officer dispondrá de los medios necesarios para garantizar la aplicación del presente Código.

Las decisiones del Compliance Officer tendrán carácter vinculante para EL CEL DE RUBI y ASISTENCIAL,  y para el empleado.